escribi tu nota

publica tu articulo

el surprensa red

Opinión

Una mirada crítica sobre el Día del Niño /

Una mirada crítica sobre el Día del Niño

La fecha se presta para el despliegue demagógico de políticos en campaña, a los que fugazmente los arrolla un fuerte espíritu paternal. El costo de las actividades que organizan contrasta con la “calidad” de los juguetes que casi siempre se rompen antes de llegar a casa ¿Quién se acuerda de la convención de los Derechos del niño?.


Griselda Baldata.

Cuando se acerca el día del Niño, crece la publicidad de una nutrida cartelera de actividades afines y actos alusivos que se desarrollaran con motivo de esa fecha. A medida que se acerca, los medios gráficos o digitales de comunicación reflejan la organización de distintas actos para “homenajear y festejar” a los niños.

Hay instituciones de reconocido prestigio e histórico compromiso en el hermoso arte de ayudar al otro, como CARITAS, por ejemplo, que a lo largo y ancho del país tienen un rol protagónico en la organización de festejos para los niños, que resultan además de valiosos, estimulantes para los días que corren. También muchas vecinales o parroquias de barrios, principalmente los más carenciados, asumen la organización de estas actividades. Pero la nobleza del accionar de estas instituciones contrasta de manera apabullante con el uso político que algunos “dirigentes” pretender hacer de este día.

No voy a dar rodeos para poner un ejemplo tan claro como patético como lo fue, el acto que organizó el gobierno de la provincia de Córdoba el domingo pasado y los que están preparando en numerosos barrios de la ciudad, (con la ayuda de punteros y militantes), tanto sus aliados como sus opositores internos. Y aunque sabemos que la tentación de hacer demagogia barata y oportunista no es patrimonio exclusivo del PJ, es este partido el que demuestra mayor apego a estas prácticas. La foto de Olga Riutort -por ejemplo- llevando adelante personalmente la organización de “sus actos” o los colaboradores de Roberto Chuit , y otros dirigentes barriales, son claros ejemplos de cómo se pretende sacar rédito político partidario de una actividad que debiera estar descontaminada de las nefastas prácticas que desprestigian y descalifican a la política.

En casi todos estos “actos” donde el instinto y la sensibilidad paternal de estos dirigentes parecen despertarse y estallar de pronto pero de manera tan fugaz, que se esfuman mucho antes de que la gente se retire del agasajo, suelen tener diferentes niveles de convocatoria, y la “calidad”de la organización depende de los “nichos” en donde obtienen el dinero. Nadie, por más cándido e inocente que sea, puede pensar que solventan semejantes gastos de “sus propios bolsillos”.

En términos generales, la organización y la publicidad de los mismos alcanzan un costo que contrasta con la “calidad” de las golosinas o juguetes que casi siempre se rompen antes de llegar a casa.

Este tipo de “dirigentes”, siempre encuentran escenario para tener presencia pública o mediática y mas aún cuando pretenden dirimir internas partidarias o se acercan fechas electorales, lo que no es malo en si mismo si lo tomamos como una regla del juego democrático en el que vivimos. Lo que no debemos aceptar es que para ello se haga “uso del otro” y más aún “uso” de los pobres.

Por suerte, el día del niño no pasa desapercibido para la mayoría de la gente. Quienes tenemos la enorme suerte de tener niños en nuestras familias y estar con ellos ese y todos los días, quienes tenemos la suerte de poder hacerles un regalo “ese día” y muchos otros, seguro no llevaremos a los niños a “ese tipo de actos”.

Pero no todos estamos en esa condición de “privilegio” y aún así, muchos, (creo la gran mayoría) corremos el riesgo de no estar en absoluta consonancia con lo que se “debe festejar”.

Podría afirmar que muchos de nosotros, influenciados por los estímulos a los que nos somete la cultura del consumo (de la que renegamos a diario pero tenemos dificultadas para esquivar) estamos lejos de repasar junto a nuestros hijos el verdadero sentido de festejar ese día.

Es saludable recordar que la Asamblea General de Las Naciones Unidas recomendó que -a partir de l956- se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño que se consagraría a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo entero, y se “destinaría a actividades propias para promover el bienestar de los niños en el mundo”.

Esa misma asamblea aprobó en noviembre de l959 la “Declaración de los derechos del niño” que estableció los diez principios o derechos fundamentales de los niños. Recordar que en noviembre de l989 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la “Convención sobre los derechos del niño”, que consiste en un conjunto de normas acordadas que deben respetarse en todos los países que la firmaron y ratificaron. Sus artículos proponen nuevos aportes a los contenidos de la “declaración de los “Derechos del niño de l959” y avanza en el aspecto jurídico de hacer a los Estados firmantes “jurídicamente” responsable de su cumplimiento.

Debemos asumir todos, en una especie de compromiso colectivo, de traer a la memoria y a la reflexión la razón por la que se instituye este día, y tenerlo en cuenta en todos los ámbitos por donde transcurra nuestra cotidianeidad, (escuela, trabajo, medios, instituciones, iglesias, etc.) El mejor homenaje como familia que podemos hacer a nuestros hijos, sería poder leer, analizar, debatir con ellos sobre los derechos o principios de la Declaración y de su real ejercicio y vigencia, y como sociedad exigir a los estados firmantes, entre ellos Argentina, el respecto irrestricto tanto del preámbulo como del articulado de la Convención de l989. De ser así seguramente los “actos organizados” con criterio especulativo y clientelar serían un verdadero fracaso, ningún niño tendría necesidad de asistir a ellos y mucho menos la motivación y razón para hacerlo.


Nota de Sosperiodista: Griselda Baldata es dirigente del ARI y ex legisladora provincial.


13/08/06

Recomendar esta nota






Completa este formulario para recomendar esta nota:

Tu email:

Tu nombre:

Email de tu amigo:


escribi tu nota