escribi tu nota

publica tu articulo

el surprensa red

El Mundo

El entrenador deportivo /

El entrenador deportivo

Aunque escasamente vitoreado y reconocido en su labor, la figura del entrenador deportivo es esencial en un deporte de alto y exigente rendimiento como el de hoy. Según la visión de nuestro periodista ciudadano venezolano no es posible aspirar al podio internacional sin la gestión integral de este profesional multidisciplinario.



Francisco Suárez (desde Venezuela)


El deporte de alta exigencia competitiva es un movimiento que ha evolucionado a gran escala y con marcado énfasis en los últimos años hacia formas de desarrollo más complejo, circunscribiéndose a una serie de normas, principios y sistemas cada vez más especializados.

En el ámbito del deporte de rendimiento no se concibe un logro sustancial que no tenga tras de si una amalgama de criterios científico-técnicos de avanzada, apuntalado entre otras cosas, por el desarrollo de la tecnología. Y es que los niveles de exigencia y los registros alcanzados hasta hoy, pasan de lo sorprendente a lo increíble, hasta llegar a lo fascinante.

Dentro de los factores que se conjugan para transformar al deportista desde su condición de atleta común hasta convertirlo en un máximo exponente del virtuosismo atlético, hay un ente que no siempre recibe el mérito que le corresponde, por el contrario; son muchas las oportunidades cuando es señalado como la causa del mal desempeño de sus educandos y el responsable directo de los resultados. Este es: el Entrenador Deportivo.

Son contadas las ocasiones cuando se reconoce la acción formativa, transformadora, y de triunfo del Entrenador Deportivo. En escasas ocasiones es vitoreado, en contraste al señalamiento por un eventual fracaso, ya que, como dice el libro popular: “Si gana el atleta, el atleta es bueno; si pierde el atleta, el técnico es malo.

¿Cuántas selecciones de fútbol ubicadas entre las grandes en el concierto mundial, no cambian sus técnicos frecuentemente por esta premisa? ¿A qué se debe esta concepción de mejorar el status del equipo cambiando al estratega? ¿Es esto cien por ciento cierto?

Este planteamiento no está cazado con la proposición de que el Entrenador sea absolutamente intachable y exento de equivocación, o que las fallas se deban enteramente a los atletas. Es sólo que cada parte debe tener corresponsabilidad en los resultados, tanto en el logro como en el fracaso.

El Entrenador deportivo actual, es un profesional multidisciplinario que dista mucho de los pioneros de esta profesión. Este se ve obligado a estar al corriente y manejar una amplia gama de conocimientos teórico-prácticos, así como también debe manejar las herramientas tecnológicas pertinentes.

Los primeros entrenadores, atletas retirados de un deporte en su mayoría sin una visión clara de los principios básicos de perfeccionamiento atlético, por ensayo y error alcanzaban modestos resultados, no obstante, con la revolución del conocimiento y la aparición de modelos y patrones que jerarquizaron al deporte y le dieron el estatus que hoy ostenta, no es posible aspirar a compartir un podio a escala internacional sin la gestión integral del profesional del Entrenamiento Deportivo.

Es pues la carrera del Entrenador Deportivo, un reto constante que le hace crecer como profesional y le obliga a estar en la búsqueda permanente del conocimiento, a fin de estar a tono con los tiempos y tributar de la mejor manera al crecimiento integral de sus atletas.

14/10/06

Recomendar esta nota






Completa este formulario para recomendar esta nota:

Tu email:

Tu nombre:

Email de tu amigo:


escribi tu nota