escribi tu nota

publica tu articulo

el surprensa red

Córdoba

Una pequeña zona roja de Amsterdam, pero en Villa María /

Una pequeña zona roja de Amsterdam, pero en Villa María

En Villa María hay un corredor de unas diez cuadras utilizado para los desvíos de camiones. En ese trayecto mal iluminado, con casitas de material y veredas de tierra, resplandecen ventanales abiertos de par en par "invitando a echar un vistazo y a encontrar la mirada atenta, la sonrisa a veces fingida, a veces franca y algunas voluptuosidades", cuenta el periodista ciudadano. Como en Amsterdam pero en Córdoba, donde las chicas esperan con mate y peperina.

Diego Martín Romero.

Quien haya sido un agraciado del 1 a 1 o un exiliado económico posdelarruista, y ha visitado Holanda (aunque hoy la Internet todo lo puede), sabrá que es obligado darse una vueltita por la zona roja de Ámsterdam, aunque sea para conocer.

Ahí, obviamente, uno encuentra una variopinta oferta sexual con la característica de que agraciadas señoritas, y no tanto, se exhiben en vidrieras como vivientes maniquíes esperando una vez más ser las elegidas en un pseudo glamoroso concurso de belleza que se va reciclando día a día.

En la ciudad de Villa María, en nuestra querida provincia de Córdoba, hay un corredor de unas diez cuadras utilizado para los desvíos de camiones que pasan por allí denominado Tránsito Pesado.

No es ser simplista decir que donde los profesionales del acoplado trasuntan, siempre habrá un par de lupanares que alberguen acogedoras caderas que hagan más llevadero esos viajes por este extenso país. El paso por Tránsito Pesado no iba a ser la excepción; pero la historia no sería tal si no hubiese algo nuevo que contar, y bueno…lo hay.

A lo largo de esas cuadras mal iluminadas, con casitas de material y de veredas de tierra, resplandecen grandes ventanales abiertos de par en par invitando a echar un vistazo a través de los mismos y a encontrar la mirada atenta, la sonrisa a veces fingida, a veces franca y algunas voluptuosidades a la vista del pasante de aquellas que hacen de la noche y su cuerpo su modo de vida o mejor dicho de ganársela.

Cada casita es un lugar de encuentro, todo incluído, y cada ventanal es la marquesina a una realidad, aunque con menos pretensiones, similar a la que hizo famosa la zona roja de la ciudad de Ámsterdam en Holanda.

Claro que desde estas tierras, la espera se ameniza con mate y peperina.

Foto enviada por Diego Romero.

11/06/07




Recomendar esta nota





La adri

Por demás interesante el hallazgo del periodista ciudadano. Seguro que quienes idearon estas diez cuadras de oferta sexual, visitaron en forma previa Ámsterdan y dijeron porqué no hacerlo en Villa María; un suceso.Claro que además del mate y la peperina, existen algunas diferencias para las trabajadoras sexuales. En Holanda la prostitución es legal, cada trabajadora paga la renta de su vidriera, se reserva el derecho de admisión y asimismo cuenta con servicios médicos para controlar la transmisión de SIDA o enfermedades venéreas.Además pueden usar alarma en caso de inseguridad con algún cliente. En ese país es más fácil hablar sobre sexo y drogas blandas. Si intentamos una comparación la realidad cambia un poco en la Argentina, porque la prostitución escandalosa está prevista en el Código de Faltas y se aplica pena de prisión efectiva.Para trabajar en la réplica de Ámsterdan no se exige un doctorado en Harvard, sino que se trata de jóvenes que se ganan la vida prestando este servicio. Además la trata de blancas es un punto que no puede obviarse, con migraciones de adolescentes desde el interior del país, como así también con mujeres paraguayas.- Ante estos temas me nace la Mafalda que llevo adentro,hipercrítica, observadora y difícil.- De todos modos felicito al periodista ciudadano por capturar la noticia y por su mirada sobre el tema tratato en forma sutil.



Liliana Chavez

Un excelente hallazgo el de Diego pero como dice Adriana en nuestro país las cosas no son como en Amsterdan y acá la trata de blancas es un tema serio, la mayoría son menores, no es solo prostitución, además está el negocio de las drogas, y cuesta creer que en diez cuadras haya tanta gente ciega o tanta consintiendo.



Juan

no vas a comparar villa maria que es una mierda con amsterdam que es la capital del conocimiento(?)




Completa este formulario para recomendar esta nota:

Tu email:

Tu nombre:

Email de tu amigo:


escribi tu nota