escribi tu nota

publica tu articulo

el surprensa red

Córdoba

Cuidado, topadora trabajando /

Cuidado, topadora trabajando

Veintinueve familias de El Quemadero, asentamiento ubicado en barrio Mosconi, abandonaron el sábado sus casas hacia el nuevo hogar en barrio Parque Liceo Segunda Sección. Asombra ver el movimiento que involucran estas relocalizaciones que lleva adelante la Provincia. La topadora no da tregua, y arrasa, sembrando olvido. Ver video.


Sosperiodista.

Ahora que la vemos, ahora que podemos sentir y presenciar de cerca su fuerza destructiva, nos animamos a decir que la Topadora es una máquina que va por la vida sembrando olvido.

No hay piedad en ese robot de marca importada que yergue su trompa y que, como un huracán mecánico, arrasa y destruye todo lo que se interpone a su paso. Todo lo que huele a Memoria.

El conductor parece disfrutar de la faena: lo imagino soberbio, dentro del habitáculo de comando, haciendo cálculos y midiendo el golpe letal contra esas paredes que hasta muy pocas horas, fueron testigos del rezo y la oración familiar, a modo de humilde despedida. “Es la última noche, viejo. ¡Vamos, a no llorar eh!”. Imagino esta frase expandida como reguero el jueves a la noche en El Quemadero.



La casa nueva, con pintura fresca, agua corriente y luz eléctrica, los espera. Pero cuesta irse. Aunque es un momento largamente esperado -12 o 13 años, según los vecinos- cuesta irse: dejar esa casa, cuyo primer ladrillo fue puesto de apuro, quizá en una noche de lluvia y tormenta, con el temor, la desesperación y la urgencia propia de encontrar un hogar para esa nena que llora en el cochecito y el nene que crece.

Son muchos años. Por eso la señora, con pico y martillo en mano, despega delicadamente los azulejos de lo que queda de su antigua cocina. Y sus hijos, hacen lo propio con la chapa de cinc que sirvió de techo y refugio y con los ladrillos huecos que sirvieron de muro y contención y que ahora usarán para verja, ampliación o tapia. Es una forma de escaparle al olvido, llevándose consigo parte de la historia personal de cada uno. Y hay que hacerlo de prisa, porque detrás viene la Topadora.



Son 29 familias que deben empezar de cero en un lugar que eligieron y que pagaron para vivir. No todos tienen esta ventaja: poder elegir. En este caso, sí. Los vecinos formaron una cooperativa y a través de una cuota social, constituyeron un fondo que les permitió comprar el terreno a cambio de que la Provincia levantara sus casas. Fueron años de marchas y contramarchas. De cuotas atrasadas y de dineros que se perdían en el camino, nos cuestan unos vecinos. Pero el momento llegó y hay que sacar los muebles afuera porque los camiones aguardan y la Topadora no da tregua.

Las casas nuevas están en el barrio Parque Liceo Segunda Sección, frente a la Circunvalación. Allí estuvo el viernes el gobernador Juan Schiaretti con sus ministros inaugurándolo. Y allí también estuvo Firmo Ramos, el titular de la cooperativa, que al día siguiente (el sábado) andaba preocupado por la demora de Epec en establecer la energía. “Me hicieron hablar en el acto, poner la cara, y ahora los vecinos se quejan porque Epec no vino y el agua tampoco está habilitada”. Nos decía, bien temprano, cuando los primeros camiones comenzaban a descargar las cosas. Incluidas, las mascotas.

Algunas familias también se quejaban porque le dieron poco tiempo para ordenar y preparar sus cosas para la mudanza. “No podíamos sacar los muebles afuera porque el tiempo estaba amenazante”, nos cuenta un matrimonio, con cinco niños. “Por eso ahora están apurados”, agrega, mientras nos señala a dos “destructores” que se acercan con masa en mano para ir despejándole el terreno a la máquina del olvido.

Pero no todos se van. Cerca de 13 familias se quedan. No participaron de la cooperativa y seguirán viviendo en el sector. Un arquitecto de Hábitat Social del ministerio nos cuenta que los terrenos pertenecen a la municipalidad y que luego de que Córdoba Ambiente “remedie” (alise) el terreno, será aquella la encargada de custodiar e impedir que resurja un nuevo asentamiento. Los vecinos de barrio Mosconi tienen sus dudas. “Ya hay gente que anda averiguando”, dice la dueña de una verdulería.

La pobreza, como la Topadora, tampoco da tregua.

26/12/07



Recomendar esta nota





adri

Que los vecinos se hayan organizado por intermedio de una cooperativa y que el estado como aporte efectúe la construcción de las viviendas es algo positivo. La cooperativa propicia una forma de pertenencia.La topadora llegó demasiado temprano y deja esa sensación de borrar parte de la historia de las familias. Tal vez sea importante acomodar tiempos, para evitar la implosión que se produce en cada ciudadano.



latinoamericano

Que bicho esa topadora. Parece un "Tiranosaurio rex" o un Godzila mecánico que arrasa con todo: casas, mesas, sillas, memoria. Impresionante la filmación. Felcitaciones a sos periodista.



Martín Menditto

En realidad, el que siembra olvidos no es la topadora, ni siquiera el que la maneja, el que siembra olvidos es el que dispone o resuelve desde un escritorio que esa topadora arrase con toda la historia encerrada en las casas demolidas.



joseluis

Hoy me informaron que una persona que estaba trabajando con una Topadora en un movimiento de tierras, sobre un predio de calle Alem del a Ciudad de Cruz del Eje ,, se dió vuelta con la misma y habrìa fallecido a raìz del accidente. Comentarios de personas que lo conocen,dicen que hoy era su cumpleaños ...




Completa este formulario para recomendar esta nota:

Tu email:

Tu nombre:

Email de tu amigo:


escribi tu nota